Premio Blog del día

Gracias por ser premiado con tal honor de

“Blog del día”

Puedes seguir mi entrevista en este link Ganador Blog del día

Insignia 1 (1)

 

 

Anuncios

Una memoria pendiente

Hoy he vuelto una vez más a tu tiempo,
a tu tiempo descalzo y,
con fuertes inclinaciones de dolor y
un tono agradable a melancolía.
Adelante, pasa
esperemos la tarde y
con ello, tus manos y las mías.

Vuelve,
a mirar mis manos,
a tocar el fondo oscuro de entre ellas.
Somos las hojas últimas
del árbol que aún
sigue en pie.

Avanza el rencor y
va mezclandose con el jazmín.
Entre sueños vamos desvelando a los cielos
y amando lo imposible.

Hoy es la memoria la que nos falla
y son los recuerdos los que nos piden.

El día es inhóspito, quieto
y en esa quietud, los pasos.

Vengo, una vez más
de entre los vivos a pregonar por ti.
Te quiero, te necesito
qué inmensidad está la de necesitar
constantemente la de tu aprobación.

En esta vida de grises y maromas.
He de frecuentar para siempre,
a recordar la piel venidera
de los senderos de la vida

Sigo aquí, inmenso.
Recuerda que el presente aún está vivo
y tenemos una memoria pendiente.

Miro por última vez
recuerdo que le dije que le amo.
Voy sobrevalorado por las ramas
de esta continua vida en peregrinación.

Y ausencia

Tus manos

 

Tenía las manos trasnochadas
de sol y
de cristal;
eran en mi amanecer
y yo en el suyo.

Tenía en sus manos la perfección
que jamás había visto.

Y no eran ni blancas.
Ni rosadas.
Ni delicadas.

Eran simplemente suyas
Por eso me gustaban, por eso me gustan.

 

Amargamente tierno

– !No, bien sabe que no¡

Que mis manos no se han declarado en emergencia
que solo de lejos me reconozco y
soy un ser con insinuaciones extrañas.

¿Te olvidaste de mí?
Y abandonaste las consecuencias.

– Todos tenemos días, más a mi pesar, yo no.
Tengo un lápiz marcado alrededor de mi boca

Tengo espasmos de dolor, tengo infinidad de razones por las que no abandonarme al olvido es una decisión justa.
Más es una decisión imperfecta.

Por supuesto,
por supuesto que grité en silencio;
en constantes voces cada vez más letales.

Estaba en el desierto, pero no te habrías dado cuenta.
Si ya en estos veinte años, no hay nadie más,
soy el inquilino más viejo de los poetas.

Mi boca se insinuó debajo del pecho
pero siempre estaba ausente de tus manos.
Y acaso, la obligación de dictarte preguntas no hace más fácil sus respuestas

– En mi opinión ¿TE ESTOY OLVIDANDO?

He venido desde mi primera celda a morir en el pasillo
y ese es el peor castigo, ser exiliado en los lugares donde incluso yo establecí ya mis residencias.
Escribí tu nombre con cada letra del alfabeto.
Aún no son las siete, pero este hombre se ha levantado con unos cuantos pedacitos de muerto.

– Pues sí, sufro, haciendo ruido,
he perdido mi habitación y el periódico de Mayo.

Llorando llorando soy un desastre

Y te vas

Y te vas.
Te vas y me gritas que mi espacio es tuyo
que tus senderos ya fueron recorridos
que mis manos aún están en los suburbios.

Y te vas.
Te vas y me desconcentras
me desconectas del mundo y de la electricidad
la luz se apaga en la ciudad.

Y te vas.
Y haces de la magia algo real
te conviertes en el soldado más joven del mundo
y el muerto más pesado de la vida.

Y te vas.
Te vas y te llevas mis barcos y el agua
inundas mis venas y arterias de sal
el desierto empieza sin tu lluvia.

Y te vas? ¡Siempre te vas¡

Siempre me cuesta el no volver a volver.

Noches de aguardiente

Voy de sombra en sombra recubriendo con papeles muertos a la mía.

He visto el cielo caerse a claveles
y he visto las muertes enterradas en todos los jardines.
No hay salvación. Las letras van buscando sus muertos
Y los poetas van buscando su gloria
Y llega el invierno, inesperado.

Porque la soledad de un desierto árido;
se unió a esta tristeza mia de piedra y sol.

Porque anduvimos por caminos abiertos.

… unos huelen a esclavitud y cadenas
y otros a vino y aguardiente.

 

01561e73059a930