Y te vas

Y te vas.
Te vas y me gritas que mi espacio es tuyo
que tus senderos ya fueron recorridos
que mis manos aún están en los suburbios.

Y te vas.
Te vas y me desconcentras
me desconectas del mundo y de la electricidad
la luz se apaga en la ciudad.

Y te vas.
Y haces de la magia algo real
te conviertes en el soldado más joven del mundo
y el muerto más pesado de la vida.

Y te vas.
Te vas y te llevas mis barcos y el agua
inundas mis venas y arterias de sal
el desierto empieza sin tu lluvia.

Y te vas? ¡Siempre te vas¡

Siempre me cuesta el no volver a volver.

Ausencia precipitada

Mi cuerpo
vencido por soles y lluvias
dejaba filtrar dos o tres goteras
de tu ausencia precipitada;

Ausencias
que habían abierto
sendos surcos
por mis manos
poco labradas.

media_thumb-link-54194

La piel dibujada

#Micropoema

 

Estoy al final de mi última cadena de hojas secas
Y estoy en cascada de agua sal en el olvido, te necesito.

 

meneame-media-link-53665

Vuelos

#Micropoema

Dentro del muro un pájaro enraizado
en su tónico vuelo fue ejecutado

 

media_thumb-link-53840

Noches de aguardiente

Voy de sombra en sombra recubriendo con papeles muertos a la mía.

He visto el cielo caerse a claveles
y he visto las muertes enterradas en todos los jardines.
No hay salvación. Las letras van buscando sus muertos
Y los poetas van buscando su gloria
Y llega el invierno, inesperado.

Porque la soledad de un desierto árido;
se unió a esta tristeza mia de piedra y sol.

Porque anduvimos por caminos abiertos.

… unos huelen a esclavitud y cadenas
y otros a vino y aguardiente.

 

01561e73059a930

SOY

MI PRIMERA COLABORACIÓN CON @lidianny

Anímate a leerla y déjanos tus comentarios

Colaboración

«Soy ese pequeño instante donde solo existe tú.
soy la sombra de la sombra que se viene acabada…»

La vida me hará tristeza

Si ya me ha dejado con un carbón prendido entre las manos y,
es evidente
que la soledad me ha quedado demasiado grande.

En cambio,
la voz que viene de ti, de mil campanarios,
siempre suenan mil veces en los mismos oídos. Yo

Porque has prendido una guerra que no da resultado.
Si no hay fusiles, ni armas;
solo hay tropiezos y sombras canela.

Desde ayer llegaron noticias:

No es lo mismo dedicarte instancias y poemas que estar viviendo en ti.
No es lo mismo alabar al mar que estar arrojado en medio de él

Porque se predicará la inocencia mía,
en tu espalda,
ya después de mi muerte.

Hablo de los instantes consumados
!La guerra inició¡

La cuenta de tus latidos va en rezagos
los días inmóviles

Porque lloré y esas lágrimas
fueron labrando surcos por entre mis manos.
Y esas lágrimas aún siguen impunes rodando sobre la tierra.

 

meneame-media-link-53220

A papá, en su tarde de lluvia

Veo a mi padre dulcemente atrapado por las lluvias de la calle estrecha
Inmensas gotas circundantes caen en el suelo y por entre las manos
de él;
El sueño de todos, el sueño mío.
Fuera de él: el espacio airado y tristemente azul.
Dentro: el hogar, la espera y la canción del mes de Septiembre.

– el amor acabado, y la vida se ha muerto –

Ahora, de pie junto a la puerta abierta
Observa el mundo acurrucarse en una gota de agua.
Su mirada posada, inerte. Su desvarío remueven las canciones…
Las canciones de todos.

Canta, y la persistencia de su canto se replica en los rincones de la casa
Siempre son los ojos, los ojos de nosotros que pacientemente
miramos las sonatas con desvaríos de su boca cansada.

Ese cantor de letras sin nombre, ese cantor de la radio
Imita la voz de mi padre, que aún con los acordes finos y la melodía en hilo
muere despacio sin el compás y las heridas de mi padre.

Ahora, sentado en esos infinitos retazos que cubren los muebles
se observan las canas y los silencios y las pausas de la vida.

Del cantor autónomo, de los pulmones a media voz.
Sentado en infinitos pensamientos, su boca recurre a los altavoces y,
de entre ellos la canción

“acuérdate mi”.

Imagenes Vintage 69

Desastres Desiertos

Tú,
tan quieto y conmovido
adelantado por el sol del invierno y
de la primavera que viene sin avisar.

Yo,
tan inspirado y sobrio que
me niego a ser el último deseo
del que muera en tus muslos

Nosotros
desastres desiertos

143765d597048148c983a14095c3f348

El tiempo a destiempo

 –

Me amó.
Me incitó a su sexo
y sus manos.

Es cierto, no me mintió;
sabía de lo imposible…
de navegar en sal.

Tres veces tuvimos vida
y la muerte no nos alcanzó.

Después me dejaste. Roto y,
con lluvia,
con el permiso mío, te fuiste.

Nos amamos
y nos fuimos, al menos tú lo hiciste.

Me quedé, pero,
Se había marchado con mis infancias
Se había marchitado con mis flores y
Me había muerto en su jardín.

rosamarchita3