Abre los ojos, abre los párpados

toma esas pestañas y húndelas en margaritas.

Aquí están todos, hasta yo mismo.

El mundo está llenos de iglesias, pero nadie

hace milagros.

La luz que gira y se mueve.

Mi luz que tu luz me niega.

Como en un principio: estanques

como la luz en las horas: días vacíos

como en la edad de las piedras: nenúfares

como cuando nace el alma en otra alma.

Residuos de la noche cayendo.

La palabra aún sin tu rostro

los poemas aún sin tu nombre y huella

el bosque aún sin tu lunar izquierdo

el canto aún no hecho sombra

la flor aún no hecha pájaro

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s