Veo a mi padre dulcemente atrapado por las lluvias de la calle estrecha;
inmensas gotas circundantes caen en el suelo y por entre sus manos
el sueño de todos, el sueño mío;
fuera de él: el espacio airado y tristemente azul,
dentro: el hogar, la espera y la canción del mes de Septiembre.

– el amor acabado, y la vida se ha muerto –

Ahora, de pie junto a la puerta abierta
observa el mundo acurrucarse en una gota de agua.
Su mirada posada, inerte y su desvarío remueven las canciones…
las canciones de todos.

Canta, y la persistencia de su canto se replica en los rincones de la casa
siempre son los ojos, los ojos de nosotros que pacientemente
miramos las sonatas con desvaríos de su boca cansada.

Ese cantor de letras sin nombre, ese cantor de la radio
imita la voz de mi padre, que aún con los acordes finos y la melodía en hilo
muere despacio sin el compás y las heridas suyas.

Ahora, sentado en esos infinitos retazos que cubren los muebles
se observan las canas y los silencios y las pausas de la vida,
del cantor autónomo, de los pulmones a media voz.
Sentado en infinitos pensamientos, su boca recurre a los altavoces y,
de entre ellos la canción

“acuérdate mi”.

 

2 Comentarios

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s