Ya llovieron tus ojos en mí,
ya no puedo esperar llovizna peor.
Si ya me deshice en ti.

Granizo salió de mis párpados.

Eres tú con las manos entre las hojas y
eres tú con el amor en balas;
soy yo con las cenizas tuyas y eres tú con el cuerpo mío.

Siempre he pensado que la vida
es el recuerdo que a uno se le escapa de la mano,
es la soledad con lentes para vernos mejor y
son los suspiros viejos de ese cansado reloj y
es todo el alfabeto de tu nombre.

Es la puerta y la mano,
es escribir todas las palabras
que podía caber en tu cabello
y es todos los “siempres” que yo deje morir en tu habitación.

Es el té que la vida nos da gracias a vos.

Es la pólvora que agregas a la imaginación
del niño y es los “haría cualquier cosa por ti ”
relleno de un tintero sin tinta.
Y es los “te quiero” ocultos regados en las macetas vacías.

Y es la misma sangre que
obedece a una guerra de un patrón diario y
eres tú con la violencia de las palabras y
eres tú con los suspiros de uno mismo.

 

 

1 comentario

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s