Quizá estábamos condenados a no ser
A crecer en el desierto
Pero no habia agua, ni sombra

No había sombra detrás de tu espalda
Y no había lluvia debajo de mis manos

Somos ahora desierto con la constante necesidad de que el uno llueva sobre el otro.

 

SAM_0203

2 Comentarios

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s